UN RELATO DE FANTASMAS

20 December 2009 Categories: relatos

REPORTEROS: Casper, Guille, Jaqueline, Tam

fantasmas-bosque

El tema de nuestro proyecto es un cuento de fantasmas de la Universidad China de Hong Kong.

Los relatos de fantasmas son una parte muy significativa de la cultura de Hong Kong. Típicamente suponen situaciones y lugares que son familiares a la audiencia, y frecuentemente se usan para comunicar otros aspectos de la cultura y historia de Hong Kong. Aunque tradicionalmente los adultos lo han contado a sus hijos, han llegado a ser una parte de la cultura de la juventud en Hong Kong y los estudiantes se los cuentan unos a otros en las escuelas y las universidades. Es particularmente común que estudiantes veteranos se los cuentan a los novatos durante los campamentos de orientación de verano de la universidad.

Aunque los relatos de fantasmas no son temas de conversación frecuentes y no se los cuentan después de estos campamentos, siguen siendo una parte importante de la cultura de la juventud, y la mayoría de estudiantes conocen algunos. La creencia en los fantasmas es común y muchas personas evitan los lugares que… se dice… que están encantados. También los relatos de fantasmas son muy antiguos: son transmitados entre los estudiantes de un año a otro y muchos guardan semejanza con cuentos más antiguos, aunque se ha actualizado a un contexto moderno.

CONTEXTO
Nuestro cuento se desarolla durante los años setenta.

En 1975, cuando fue la Gran Revolución Cultural Proletaria, la situación vida en China continental era muy mala. La hambruna existía en muchos lugares interiores y muchas minorías étnicas y religiosas eran perseguidas. Muchas personas pasaban por grandes dificultades y querían escapar del país.
Por eso, los inmigrantes vinieron a Hong Kong en secreto para buscar una vida mejor. En Hong Kong no se pasaba hambruna y había libertad de religión: era el lugar más seguro, y era el país extranjero más cercano para muchas personas en China. Así que, el gobierno británico en Hong Kong se enfrentó a un problema serio de inmigración. Cuando los inmigrantes llegaron a Hong Kong, no tenían trabajo, así que en numerosas ocasiones tenían que robar o tomar parte en otras actividades criminales. Se temía que ellos amenazaran la seguridad de la gente en Hong Kong.
Cuando los inmigrantes eran detenidos por la policía, ellos los devolvían a China como repatriados. Después de la repatriación, el gobierno chino dictó un fallo de traición y el castigo so pena de muerte.

Esta época fue un tiempo de gran confusión y conflicto para muchos Hongkoneses e inmigrantes de China Continental, y sigue siendo una parte muy importante de la história de Hong Kong. Así que, hoy dia ya se cuentan muchos leyendas y relatos de fantasmas de esta época. El cuento que sigue es un ejemplo de estos.

EL CUENTO
El sitio con más apariciones en la Universidad China de Hong Kong es el colegio de Chung Chi. Varios fantasmas diferentes han sido vistos allí, incluyendo algunos muy famosos. Por ejemplo, los fantasmas de la pareja que se ahogó junta en el lago de Chung Chi son bien conocidos. Pero el suyo no es el cuento más famoso: no hay nadie en la Universidad China que no sepa el cuento del “Sendero de la Chica con Trenzas Largas”. Este cuento ocurrió hace muchos años y muchas generaciones de estudiantes lo han transmitido. Es sobre una inmigrante de China continental, se llamaba Ching Hau-Ngoh.
Ella había decidido emigrar a Hong Kong para reunirse con su familia, que vivía allí, y para disfrutar de la gran prosperidad y riqueza que Hong Kong ofrecía a los ciudadanos. Fue imposible que las autoridades la permitiesen emigrar legalmente, así que, aunque la decisión fue muy arriesgada, había decidido viajar a Hong Kong ilegalmente. Su viaje había sido muy largo y peligroso: había tenido que entrar a hurtadillas al tren sin billete y esconderse donde nadie la descubriera. De esta manera ella había cruzado la frontera, que era patrullada por guardias armados, y escapado de la policía que buscaba a ambos lados de la frontera a inmigrantes ilegales. Ella había tenido éxito: una vez llegó a Hong Kong, se tiró del tren, con tan mala suerte que se enganchó su trenza en la puerta. El tren que seguía en movimiento rasgó y mutiló su cuero cabelludo y su cara horriblemente. Ching Hau-Ngoh murió sóla al lado de la vía.
Pero su fantasma se quedó cerca.

Desde entonces, muchos estudiantes han dicho que han visto una chica que tiene trenzas en ambos lados de su cabeza y vaga en la oscuridad en silencio. El camino donde ella frecuentemente aparece está detrás de la cafetería del colegio de Chung Chi. Cuando intentaron gritarle o hablar con ella, no respondió. Sólo lentamente se volvió hacia ellos, hasta que pudieron ver su cara. Y vieron que su cara no tenía ojos, nariz o boca: todo fue arrancado por la fuerza del tren. Parece que ella mira fijamente a los estudiantes, que siempre tienen mucho miedo y huyen. Si miran atrás, ven que no hay nadie en el camino oscuro donde ella estuvo. Pero no saben si… ¿la imaginan? ¿Se fue a los arbustos? ¿O desapareció para esperar a que más personas pasaran?…

La entrevista
Uno de los testigos – o ‘las victimas’ – del fantasma se llama Salvador Gracia Márquez. Fue un estudiante de intercambio en la Universidad China de Hong Kong estudiando ingeniera de sistemas y viviendo en una residencia en el Colegio de Chung Chi. Antes de su experiencia, pensaba que el fantasma meramente era una leyenda pero ahora cree firmemente en ella.

La noche cuando vio el fantasma era en una época que había muchas presentaciones orales, proyectos y exámenes. Así que, Salvador había estado trabajando mucho y había pasado el día en la residencia para estudiar. Tuvo mucha hambre y por eso fue a la cafetería de Chung Chi para comprar su comida favorita para él y su amigo. Después de que compró la comida, intentó a volver a la residencia. Por la noche hacía mucho frío y viento. Pero cuando entró en el camino detrás de la cafetería el viento paró de repente.
Y allí vio a la Chica con Trenzas Largas.
Ella estaba de pie en el camino sin moverse. Llevaba el qípáo, el vestido de estilo viejo en China. Él siguió caminando e intentó acelerar pero la chica no se movió. La oyó ella diciendo silenciosamente: “¿Qué hora es?” Antes de que pudiese responder, ella se volvió hacia él y él pudo ver su cara horrible.
Tuvo tanto miedo en ese momento que no pudo moverse. Cuando por fin abrió los ojos, ella había desaparecido. Él corrió a casa y nunca más la vió. No hubo más testigos allí esa noche, pero su amigo informó de que Salvador estuvo ausente durante unas horas después de que salió para comprar comida, aunque la residencia está muy cerca de la cafetería y Salvador dice que sólo recuerda estar ausente durante quince minutos…

Equipo de redactores
IMG_4489

IMG_4488